“Cómo ser mas grande que tus miedos”

Nuestros miedos alimentan a nuestro monstruito interior.
La mayor parte de las veces tenemos miedo a cosas que no está pasando en este preciso momento y que es poco probable que ocurran.
Si eres capaz de pararte y revisar hasta que punto esa historia que el monstruito te cuenta es cierta y tienes pruebas de ello, te hace ser la persona que deseas, tener las relaciones que deseas, en el 99% de los casos comprobarás que no hay hechos que la fundamenten y no te sirve de absolutamente nada, no te ayuda.

Esta es una forma de tener al margen al monstruito y que de que tus sueños y metas sean más grandes que tú miedo.

Anuncios

“El dolor de perder a un bebe antes de que nazca o al poco de nacer es real”

El duelo tras una muerte perinatal. Uno de cada tres embarazos no llega a buen termino. En nuestra sociedad es tabú hablar de cuando perdemos hijos que aún no han nacido. Se entiende, a menudo, que como no les has visto la cara o se la has visto durante muy poco tiempo el afecto y el dolor que a eso acompaña es algo menor, algo leve, que no tiene importancia.
Pero señores y señoras, esos seres humanos existen y sus familias merecen toda la atención, respeto, cariño y ayuda.
Evitar comentarios como “no tiene importancia, ya tendrás otro” y más de escucha, comprensión y amor.
La perdida de un bebé no sólo afecta a la madre que lo gesta, sino también a su pareja y es necesario que los dos reciban apoyo.

Ademas del apoyo de vuestra respuesta social, puede venir para bien poneros en contacto con profesionales de la psicología para que os presten apoyo y con grupos de ayuda mutua.

Os dejo el enlace a una asociación de padres y madres que han pasado por esta experiencia a la que os podéis dirigir:

http://www.umamanita.es

Y mis datos por si queréis poneros en contacto a nivel individual:

Consulta presencial en Granada y Jerez de la Frontera.

Consulta vía Skype desde cualquier lugar.

info@eirenegarcia.com

http://www.eirenegarcia.com

https://www.facebook.com/latabladesurf/

WhatsApp:0034 665206863

Leer un artículo al respecto en El Mundo.

Porqué la ley de atracción es una mentira.

Os voy a decir una cosa muy seriamente. Existe un exceso de pensamiento mágico en este mundo de hoy.
– Hilos rojos que te unen a personas de por vida (a veces muy tóxicos o simplemente producto de hormonas e imaginación).
– Universos con planetas que conspiran para que consigas las cosas o te vaya francamente mal.
– Esa ley de atracción que da idea de que basta desear algo para atraerlo.
– Que somos primos hermanos de Dios y que no hay nada que no podamos conseguir…

Pues yo en verdad os digo, y siento si acabo con la magia, que todo esto es pura falacia que nos entretiene.

Que si quieres algo hay que trabajar, que no por desearlo sucede. Que si te quedas sentado a esperar, lo más probable es que te frustres mucho y sufras.

Que para conseguir hacer algo, además de querer hay que saber y que hay veces que no podemos porque carecemos de un atributo en concreto que hace que puedas por ejemplo cantar ópera, pero que eso no significa que no puedas hacer nada.

Que todos tenemos un talento y algo que se nos da francamente bien, pero que a veces lo tenemos escondido y tenemos que explorar para encontrarlo, sacarlo a relucir y que lo que queremos y sabemos hacer suceda.

8 SITUACIONES EN LAS QUE PEDIR APOYO PSICOLÓGICO.

Cuando la cosa se pone negra, en muchas ocasiones tenemos recursos para poder salir del pozo por nuestro propio pie.
Si ves que eso a ti no te pasa,  que lo has intentado todo para salir pero no funciona  y ya estás harto/a de sufrir, pide ayuda. 

pexels-photo-167964

 

¿Y cuándo se que tengo que pedir ayuda a un profesional de la psicología?

  • “Quiero cambiar”: sientes que ha llegado tu momento. Hay cosas de ti y tu vida que quieres cambiar o aprender a gestionar mejor.
  • “Quiero averiguar o tengo ya un objetivo en la vida y quiero alcanzarlo pero no se ni por donde empezar”.
  • “Me pongo muy nervioso. Si no tengo el control de la situación me angustio,siento dolor en el pecho, pienso que voy a morir”.
  • “Me siento incapaz de tomar una decisión”.
  • “Las relaciones de pareja que he tenido hasta ahora han resultado ser tóxicas para mi. Me anulan y no las vivo bien”.
  • “Soy un perfeccionista empedernido y el resultado nunca es lo suficientemente bueno”.
  • “Me siento tan triste que no tengo ganas de hacer nada. He perdido la ilusión, ya no disfruto de nada
  • “Siento que no puedo vivir sin una persona o cosa”.

De la misma manera que vas al médico si te duele el dedo gordo del pie, cuando a nivel personal y emocional no andamos finos podemos acudir a un psicólogo. Así que si te sientes reflejado en alguna de las situaciones descritas anteriormente y quieres aprender a sentirte tranquilx,  no dudes en ponerte en contacto conmigo.

pexels-photo-321576

Imagen2

Eirene García. Psicóloga.

http://www.eirenegarcia.com

info@eirenegarcia.com

Teléfono WhatsApp: 665206963.

 

“Los psicólogos somos los ópticos del alma”

pexels-photo-325523

“Yo no necesito ir a ningún psicólogo, porque no estoy loco”. La de veces que he oído esto no os las puedo contar.

Este post es para aclararte lo que los psicólogos hacemos y para qué servimos, porque a la mente hay que cuidarla como cuidamos nuestro cuerpo, y de la mente es precisamente de lo que nos ocupamos nosotros.

Igual que vas al nutricionista para aprender a comer cosas que te hagan bien, puedes ir al psicólogo para aprender a cuidar tus pensamientos y emociones.

Los psicólogos ayudamos a cambiar el chip, a ver la vida de otra manera, a vivir una vida que merezca la pena ser vivida, a que consigas tener la vida que quieres y también la que a veces es y no quieres.

Os proporcionamos recursos o que aprendáis a usar los que ya tenéis para afrontar la vida cuando viene torcida. Porque así es, a veces es una auténtica putada.

Os escuchamos, acompañamos, enseñamos, apoyamos, tranquilizamos, comprendemos…en ese proceso que muchos y muchas decidís emprender para generar cambios en vosotros mismos y aceptar cuando la vida viene torcida, para así mejorar vuestro bienestar y  vuestro paso por el mundo.

El mundo no tiene porqué ser un valle de lagrimas. No hay necesidad de sufrir gratuita y eternamente.

Así que si VES que sufres demasiado, sientes que el mundo está en tu contra, tienes muy mala suerte y nada te sale bien, te da ansiedad vivir, tu felicidad depende de la presencia de alguna persona o cosa en concreto…quiero que sepas que una píldora no curará tu tristeza permanente, ni tu insatisfacción permanente, ni tu ansiedad permanente. No necesitas una píldora, necesitas unas gafas nuevas para el alma y de eso nos ocupamos nosotros.

Un abrazo y un montón de amor para todos.

Imagen2

Eirene García. Psicóloga.

TERAPIA PRESENCIAL Y ON-LINE.

Mas información:

http://www.eirenegarcia.com

info@eirenegarcia.com

Teléfono- WhatsApp: 665206863.

 

 

“Tres libros de autoayuda que de verdad ayudan”

screenshot_20170926-015253.png

Ojalá la receta para acabar con la epidemia de depresión y ansiedad fuese un chute de optimismo.

screenshot_20170926-015205.png

Ojalá  a toque de varita mágica pudiésemos cambiar nuestras vidas.

Ojalá tuviésemos una bola de cristal que nos mostrara el camino para así poder acabar con el sufrimiento humano que la incertidumbre de la vida trae consigo.

Ojalá bastase con desear tener algo para que la famosa “Ley de atracción” hiciese efecto a golpe de chasquido de dedos.

Ojalá, pero a estas alturas de la vida, ya sabemos que nada de eso existe y que el chute de optimismo tipo frases de Mr. Wonderfull no trae cambios por si solo.

El optimismo no hace que salgas del agujero si no va acompañado de acciones. Es decir, para que algo suceda, hay que trabajar para que ocurra.

Cuidado con poner vuestras esperanzas de que vuestra vida cambie en los gurús que venden libros de autoayuda que contienen recetas de la felicidad basadas en nada.

Igual que tener un cuerpo sano implica trabajo y hábitos saludables, con la mente ocurre lo mismo.

 

Aquí os dejo algunos libros de trabajo que pueden ser un buen comienzo de ayuda ya que contienen herramientas que ayudan a que podamos cambiar aquello que queremos cambiar y aceptar la vida tal cual es,y que junto con terapia os pueden ser muy útiles:

– La trampa de la felicidad, Russ Harris.Ed. Planeta.

– Sal de tu mente, entra en tu vida. S. Hayes. Ed. DESCLEE DE BROUWER.

– El arte de no amargarse la vida. R. Santandreu.

Paidós Ibérica.

Un abrazo y un montón de amor para todos.

Imagen2

“Como hacer frente al estrés y rentabilizar tu tiempo en dos sencillos pasos”

logoblog

“El leñador eficaz”

Erase una vez un grupo de leñadores que desde el alba al anochecer cortaba árboles. El capataz al principio estaba muy contento ya que el rendimiento del grupo era muy bueno. Conforme fueron pasando los días, el capataz notó que los leñadores cada vez cortaban menos árboles. Será por la dureza de los troncos y el cansancio acumulado, pensó.

Un día mirando el registro de los árboles que cortaba cada leñador, se dió cuenta de que uno de ellos cortaba más que el resto. De hecho, cortaba tantos árboles como al principio.  Decidió observar qué hacía. Vió que no era el primero en levantarse ni el último en acostarse y que todos los días desaparecía durante un ratito.

El capataz decidió llamarlo para hablar con el y saber por qué desaparecía durante esa media hora. La respuesta a la pregunta fue:

  • Señor, durante ese tiempo me dedico a afilar mi hacha.

(Adaptación relato del LEÑADOR TENAZ . Déjame que te cuente,  Jorge Bucay).

Con frecuencia aparecen en nuestra vida situaciones que generan estrés como un examen sorpresa, una reunión de última hora, entregar un trabajo antes de tiempo, etc. Esto provoca que se ponga en marcha la respuesta de estrés en nuestro cuerpo. Al principio este estrés nos ayuda ya que hace que seamos más resolutivos, ingeniosos y productivos. Cuando esta situación de estrés se mantiene y pasa de los 90 minutos empezamos a sentir agotamiento, irritabilidad y embotamiento y nos bloqueamos.

Como vemos en la respuesta de estrés se diferencian dos momentos:

  • Momento up (estrés positivo o eutrés): Nos hace eficaces. Se debe a la producción de mezcla de hormonas, entre ellas la serotonina responsable de nuestro estado de ánimo y dopamina que aumenta capacidad de concentración.
  • Momento down (estrés negativo o distrés). Nuestro cuerpo empieza a generar cortisol y esa sustancia hace que nos bloqueeemos y que disminuya nuestro rendimiento.

Dicho esto, ¿qué podemos hacer para que en nuestro cuerpo impere el estrés que nos ayuda a ser más eficaces?:

  1. La importancia de PARAR. Como el leñador paraba a afilar su hacha, es importante que paremos para descansar la mente. De hecho está demostrado que una situación de estrés mantenida en el tiempo genera justo lo contrario de lo que queremos conseguir. Por ejemplo, si estamos haciendo una actividad, imaginad una persona estudiante que se ponga a estudiar tres horas. La recomendación es que se haga una pausa a los 45 minutos en la primera hora, a los 50 min. en la segunda hora y  a los 55 min. en la tercera hora. Puedes tomar una infusión, tomar el aire, contestar tus mensajes de Whatssapp. Cuida los tiempos y así lograrás mantener tu nivel de concentración y serás eficaz y eficiente.  
  2. La importancia de cuidar nuestros PENSAMIENTOS. Es importante ser consciente y cuidar de lo que pensamos acerca de nosotros mismos y nuestras capacidades,  ya que creer que somos capaces y tener confianza en nosotros mismos puede llegar a eliminar el estrés negativo. Lo que creemos, creamos.

Aquí tenéis un corto que lo refleja a la perfección y que os puede ayudar: “El circo de las mariposas”.

“Cuida tus pensamientos, porque se convertirán en tus palabras. Cuida tus palabras, porque se convertirán en tus actos. Cuida tus actos, porque convertirán en tus hábitos. Cuida tus hábitos, porque se convertirán en tu destino.”  M. Gandhi.

Un montón de amor para todos.

Gracias por compartirlo.

Imagen2

Fuentes:

  • Youtube.
  • Alonso Puig, M.(2008). Vivir es un asunto urgente. Editorial Aguilar, Madrid.

“5 tips para mejorar tus relaciones con los demás”

Llegamos a casa y saludamos a nuestra pareja. Está sentadx en el sofá viendo la tele. Ni se inmuta.

Nos quitamos el abrigo y nos sentamos.Le preguntamos que tal el día y nos contesta con un simple monosílabo:”bien”. Nos fijamos en su cara y vemos que tiene un gesto serio. Le preguntamos:¿te pasa algo? y contesta: “no”.

Con frecuencia es aquí es donde empieza a complicarse la historia y nuestra mente tiene la mala costumbre de empezar a elucubrar e inventar explicaciones del porqué no te ha saludado, tiene gesto serio y ha contestado con un simple monosílabo.

Así que continuamos con el interrogatorio: ¿Y entonces por qué estas tan serio/a?¿He hecho algo mal?¿Te ha sentado mal algo?… y se arma la marimorena.

Este es sólo un ejemplo de cómo funciona nuestra mente.  A veces se generan problemas con los demás que sólo están en nuestra cabeza. Lo podéis aplicar a otras situaciones con familiares, amigos o incluso personas extrañas. Por ejemplo al momento en el que vas al gym por primera vez que piensas que todo el mundo te va a mirar y que vas a hacer el ridículo o el momento quedarte en bañador en la playa: “seguro que me va a mirar todo el mundo,  se van a dar cuenta de mi celulitis, de mis malditos michelines, que vergüenza”.

¿Os ha pasado alguna vez?

Lo que suele pasar es que nuestra mente no se cree que no pase nada, cree que somos el centro del mundo, así que en el caso de la pareja se pone a buscar razones por las cuales la otra persona tiene esa cara, ha contestado un monosílabo o no te ha saludado al entrar: “debes de haberle hecho algo que le haya sentado mal y no te lo ha dicho; eso es que la relación no va bien; ya no te quiere como antes, seguro que tiene dudas”. Este tipo de pensamientos provoca sentimientos de ira, tristeza y culpa. Rara vez pensamos en que lo mismo ES VERDAD  que está cansadx, que ha tenido un mal día y no tiene ganas de hablar o simplemente NO LE PASA NADA.

Jugar a ser adivinos y poner en los demás pensamientos, sentimientos y emociones que no tienen al final tiene un coste emocional elevadísimo.

¿Qué podemos hacer?

  1. PILLARNOS, SER CONSCIENTES. Es decir, darnos cuenta de que nuestra mente está elucubrando.
  2. CONTRASTAR. Tocar tierra y ver si eso que estoy pensando es verdad. Para saberlo no hay más que mirar si hay hechos que me lo demuestran o en el caso de que sea una persona cercana, preguntar. Nada como una pregunta para despejar una duda. ¿De verdad está toda playa mirándote mientras te quedas en bañador pendiente de tu michelín? Lo más probable es que ni se hayan dado cuenta de que has llegado.
  3. QUERERNOS, CONFIAR EN NOSOTROS MISMOS Y EN LAS PERSONAS QUE NOS QUIEREN: Creer en nosotros y aceptarnos tal y como somos es importante para poder relacionarnos con los demás desde una posición de igualdad.  Respecto a los demás es importante creer en la palabra de nuestros familiares, amigos, parejas. Confiar en ellos.
  4. VALORAR: pensar en qué queremos y si tiene alguna utilidad para tu vida o mejorar tu relación con los demás.
  5. ELEGIR. Aquellas acciones que tienen como consecuencia mejorar mi relación para con el otro. Respetarlo.

Espero que te haya gustado. Gracias por compartir.

Un abrazo y un montón de amor para todos.

Imagen2

Eirene García. Psicóloga

 

“Yes, YOU can”- “Si, TU puedes”

Todxs alguna vez y en más de una circunstancia nos hemos dicho alguna de estas frases: “No puedo”, “No va a salir bien”,”Los demás son mucho mejores que yo”…
En psicología a este tipo de frases las llamamos “creencias limitantes” y se definen como aquellos pensamientos que de alguna manera frenan la consecución de nuestros objetivos y metas en la vida.
Nuestras metas y objetivos son muy variopintos. Pueden ir desde aprobar un examen a conseguir un trabajo que nos guste, seguir un plan nutricional para aprender a cuidarnos, comer bien y hacer ejercicio, presentarnos a la persona que nos  gusta…  En la consecución de estas metas u objetivos son muy importantes las cosas que nos decimos sobre ellas. Un ejemplo de el poder de las creencias es el caso de Barak Obama y su equipo. Eligieron como lema “Yes, we can” y el resultado fue que Obama fue el candidato ganador en las elecciones a presidente de los Estados Unidos de América.barack-obama-yes-we-can
Para cambiar creencias limitantes existen algunas cosas que puedes hacer.
1. La primera es identificarlas, es decir, tratar de “pillar-te”(coger a tu mente diciéndote o pensando que no puedes, que no vales…) y reaccionando ante ello.
Aquí os dejo el link a un cuento de Jorge Bucay que expone bastante bien las consecuencias de hacer caso a las creencias limitantes y creerlas a “pies juntillas”.
2. La segunda cosa es cuestionar su veracidad, comprobar si eso es verdad.
– ¿Es verdad esto que me estoy diciendo?¿Qué pruebas tengo de ello?
Aquí no valen percepciones, tienen que ser pruebas objetivas, “palpables”. Por ejemplo, imaginemos un alumno de segundo de bachillerato al que le han quedado 4 asignaturas. Lleva dos años “intentando” aprobarlas. Cuando hablo con el me dice que en realidad no está estudiando, porque para qué si se que no voy a ser capaz de sacarlas. Nos ponemos a hablar y la verdad es que desde que esta en el colegio hasta que llegó a 2º de bachillerato ha aprobado todas las asignatura, de hecho hasta ha sacado sobresalientes.
La pregunta es ¿es verdad que es incapaz de hacerlo?
Sus cartas de notas dicen que en 1q años ha sido capaz de aprobar siempre todas las asignaturas e incluso sacar nota, con lo cual la veracidad de la creencia de que es incapaz es falsa, porque la realidad es que ha aprobado durante muchos años las asignaturas que ha tenido un año tras otro.
3. Averiguar en qué medida esa creencia nos ayuda a conseguir nuestros objetivos.
– ¿Esta creencia de alguna manera me ayuda o me resulta útil?
-¿Me ayuda a emprender acciones para mejorar mi vida?
– ¿Qué me aporta creerme eso?
-¿Me ayuda a ser quien quiero ser?
-¿Me ayuda a tener las relaciones que quiero tener?
-¿Me ayuda a crecer en mis valores?
Os animo a ponerlo en práctica.
Un abrazo y ánimo con la semana.
Eirene García (Psicóloga)
Bibliografía:
Harris, R.(2014). “La trampa de la felicidad”.Barcelona, Ed. Planeta.

·”Me doy permiso para…”

pint_kahlo2

Me doy permiso para separarme de personas que me traten con brusquedad, presiones o violencia.
No acepto ni la brusquedad ni mucho menos la violencia..de nadie.
Las personas bruscas o violentas quedan ya, desde este mismo momento fuera de mi vida.
Soy un ser humano que trata con consideración y respeto a los demás .Merezco también consideración y respeto.
Me doy permiso para no obligarme a ser “el alma de la fiesta”, el que pone el entusiasmo en las situaciones, ni ser la persona que pone el calor humano en el hogar, la que está dispuesta al diálogo para resolver conflictos cuando los demás ni siquiera lo intentan.
No he nacido para entretener y dar energía a los demás a costa de agotarme yo: no he nacido para estimularles con tal de que continúen a mi lado.
Mi propia existencia, mi ser ;ya es valioso. Si quieren continuar a mi lado deben aprender a valorarme. Mi presencia ya es suficiente: no he de agotarme haciendo más.
Me doy permiso para no tolerar exigencias desproporcionadas en el trabajo.
No voy a cargar con responsabilidades que corresponden a otros y que tienen tendencia a desentenderse. Si las exigencias de mis superiores son desproporcionadas hablaré con ellos clara y serenamente.
Me doy permiso para no hundirme las espaldas con cargas ajenas.
Me doy permiso para dejar que se desvanezcan los miedos que me infundieron mis padres y las personas que me educaron.
El mundo no es sólo hostilidad, engaño o agresión: hay también mucha belleza y alegría inexplorada .Decido abandonar los miedos conocidos y me arriesgo a explorar las aventuras por conocer .Más vale lo bueno que ya he ido conociendo y lo mejor que aún está por conocer.
Voy a explorar sin angustia.
Me doy permiso para no agotarme intentando ser una persona excelente.
No soy perfecto, nadie es perfecto y la perfección es oprimente.
Me permito rechazar las ideas que me inculcaron en la infancia intentando que me amoldara a los esquemas ajenos, intentando obligarme a ser perfecto: un hombre sin fisuras, rígidamente irreprochable. Es decir: inhumano.
Asumo plenamente mi derecho a defenderme, a rechazar la hostilidad ajena, a no ser tan correcto como quieren; y asumo mi derecho a ponerles límites y barreras a algunas personas sin sentirme culpable .No he nacido para serla víctima de nadie.
Me doy permiso para no estar esperando alabanzas , manifestaciones de ternura o la valoración de los otros.
Me permito no sufrir angustia esperando una llamada de teléfono, una palabra amable o un gesto de consideración.
Me afirmo como una persona no adicta a la angustia. Soy yo quien me valoro ,me acepto y me aprecio
No espero a que vengan esas consideraciones desde el exterior. Y no espero encerrado o recluido en casa ,ni en un pequeño círculo de personas de las que depender .Al contrario de lo que me enseñaron en la infancia ,la vida es una experiencia de abundancia.
Empiezo por reconocer mis valores, Y el resto vendrá solo. No espero de fuera.
Me doy permiso para no estar al día en muchas cuestiones de la vida :no necesito tanta información, tanto programa de ordenador ,tanta película de cine ,tanto periódico, tanto libro, tantas músicas.
Decido no intentar absorber el exceso de información .Me permito no querer saberlo todo. Me permito no aparentar que estoy al día en todo o en casi todo.
Y me doy permiso para saborear las cosas de la vida que mi cuerpo y mi mente pueden asimilar con un ritmo tranquilo. Decido profundizar en todo cuanto ya tengo y soy. Con lo que soy es más que suficiente .Y aún sobra.
Me doy permiso para ser inmune a los elogios o alabanzas desmesurados: las personas que se exceden en consideración resultan abrumadoras. Y dan tanto porque quieren recibir mucho más a cambio. Prefiero las relaciones menos densas. Me permito un vivir con levedad, sin cargas ni demandas excesivas. No entro en su juego.
Me doy el permiso más importante de todos: el de ser auténtico. No me impongo soportar situaciones y convenciones sociales que agotan, que me disgustan o que no deseo. No me esfuerzo por complacer.
Si intentan presionarme para que haga lo que mi cuerpo y mi mente no quieren hacer, me afirmo tranquila y firmemente diciendo que no. Es sencillo y liberador acostumbrarse a decir “no”.
Elijo lo que me da salud y vitalidad. Me hago más fuerte y más sereno cuando mis decisiones las expreso como forma de decir lo que yo quiero o no quiero, y no como forma de despreciar las elecciones de otros.
No me justificaré: si estoy alegre, lo estoy; si estoy menos alegre, lo estoy; si un día señalado del calendario es socialmente obligatorio sentirse feliz ,yo estaré como estaré.
Me permito estar tal como me sienta bien conmigo mismo y no como me ordenan las costumbres y los que me rodean: lo “normal” y lo “anormal” en mis estados emocionales lo establezco yo.
Joaquín Argente