“Tres libros de autoayuda que de verdad ayudan”

screenshot_20170926-015253.png

Ojalá la receta para acabar con la epidemia de depresión y ansiedad fuese un chute de optimismo.

screenshot_20170926-015205.png

Ojalá  a toque de varita mágica pudiésemos cambiar nuestras vidas.

Ojalá tuviésemos una bola de cristal que nos mostrara el camino para así poder acabar con el sufrimiento humano que la incertidumbre de la vida trae consigo.

Ojalá bastase con desear tener algo para que la famosa “Ley de atracción” hiciese efecto a golpe de chasquido de dedos.

Ojalá, pero a estas alturas de la vida, ya sabemos que nada de eso existe y que el chute de optimismo tipo frases de Mr. Wonderfull no trae cambios por si solo.

El optimismo no hace que salgas del agujero si no va acompañado de acciones. Es decir, para que algo suceda, hay que trabajar para que ocurra.

Cuidado con poner vuestras esperanzas de que vuestra vida cambie en los gurús que venden libros de autoayuda que contienen recetas de la felicidad basadas en nada.

Igual que tener un cuerpo sano implica trabajo y hábitos saludables, con la mente ocurre lo mismo.

 

Aquí os dejo algunos libros de trabajo que pueden ser un buen comienzo de ayuda ya que contienen herramientas que ayudan a que podamos cambiar aquello que queremos cambiar y aceptar la vida tal cual es,y que junto con terapia os pueden ser muy útiles:

– La trampa de la felicidad, Russ Harris.Ed. Planeta.

– Sal de tu mente, entra en tu vida. S. Hayes. Ed. DESCLEE DE BROUWER.

– El arte de no amargarse la vida. R. Santandreu.

Paidós Ibérica.

Un abrazo y un montón de amor para todos.

Imagen2

Anuncios

“Como hacer frente al estrés y rentabilizar tu tiempo en dos sencillos pasos”

logoblog

“El leñador eficaz”

Erase una vez un grupo de leñadores que desde el alba al anochecer cortaba árboles. El capataz al principio estaba muy contento ya que el rendimiento del grupo era muy bueno. Conforme fueron pasando los días, el capataz notó que los leñadores cada vez cortaban menos árboles. Será por la dureza de los troncos y el cansancio acumulado, pensó.

Un día mirando el registro de los árboles que cortaba cada leñador, se dió cuenta de que uno de ellos cortaba más que el resto. De hecho, cortaba tantos árboles como al principio.  Decidió observar qué hacía. Vió que no era el primero en levantarse ni el último en acostarse y que todos los días desaparecía durante un ratito.

El capataz decidió llamarlo para hablar con el y saber por qué desaparecía durante esa media hora. La respuesta a la pregunta fue:

  • Señor, durante ese tiempo me dedico a afilar mi hacha.

(Adaptación relato del LEÑADOR TENAZ . Déjame que te cuente,  Jorge Bucay).

Con frecuencia aparecen en nuestra vida situaciones que generan estrés como un examen sorpresa, una reunión de última hora, entregar un trabajo antes de tiempo, etc. Esto provoca que se ponga en marcha la respuesta de estrés en nuestro cuerpo. Al principio este estrés nos ayuda ya que hace que seamos más resolutivos, ingeniosos y productivos. Cuando esta situación de estrés se mantiene y pasa de los 90 minutos empezamos a sentir agotamiento, irritabilidad y embotamiento y nos bloqueamos.

Como vemos en la respuesta de estrés se diferencian dos momentos:

  • Momento up (estrés positivo o eutrés): Nos hace eficaces. Se debe a la producción de mezcla de hormonas, entre ellas la serotonina responsable de nuestro estado de ánimo y dopamina que aumenta capacidad de concentración.
  • Momento down (estrés negativo o distrés). Nuestro cuerpo empieza a generar cortisol y esa sustancia hace que nos bloqueeemos y que disminuya nuestro rendimiento.

Dicho esto, ¿qué podemos hacer para que en nuestro cuerpo impere el estrés que nos ayuda a ser más eficaces?:

  1. La importancia de PARAR. Como el leñador paraba a afilar su hacha, es importante que paremos para descansar la mente. De hecho está demostrado que una situación de estrés mantenida en el tiempo genera justo lo contrario de lo que queremos conseguir. Por ejemplo, si estamos haciendo una actividad, imaginad una persona estudiante que se ponga a estudiar tres horas. La recomendación es que se haga una pausa a los 45 minutos en la primera hora, a los 50 min. en la segunda hora y  a los 55 min. en la tercera hora. Puedes tomar una infusión, tomar el aire, contestar tus mensajes de Whatssapp. Cuida los tiempos y así lograrás mantener tu nivel de concentración y serás eficaz y eficiente.  
  2. La importancia de cuidar nuestros PENSAMIENTOS. Es importante ser consciente y cuidar de lo que pensamos acerca de nosotros mismos y nuestras capacidades,  ya que creer que somos capaces y tener confianza en nosotros mismos puede llegar a eliminar el estrés negativo. Lo que creemos, creamos.

Aquí tenéis un corto que lo refleja a la perfección y que os puede ayudar: “El circo de las mariposas”.

“Cuida tus pensamientos, porque se convertirán en tus palabras. Cuida tus palabras, porque se convertirán en tus actos. Cuida tus actos, porque convertirán en tus hábitos. Cuida tus hábitos, porque se convertirán en tu destino.”  M. Gandhi.

Un montón de amor para todos.

Gracias por compartirlo.

Imagen2

Fuentes:

  • Youtube.
  • Alonso Puig, M.(2008). Vivir es un asunto urgente. Editorial Aguilar, Madrid.